A 300 pesos el litro de aceite por el cierre temporal de la fábrica de Santiago de Cuba

La crisis del producto en la ciudad se viene arrastrando desde el pasado año cuando llegó a costar la libra 80 pesos

Hace unos 15 días las autoridades santiagueras anunciaron reparaciones en la Refinadora de Aceite Comestible (Erasol). (ACN)
Hace unos 15 días las autoridades santiagueras anunciaron reparaciones en la Refinadora de Aceite Comestible (Erasol). (ACN)

Con la paralización de la planta refinadora de aceite vegetal de Santiago de Cuba, una de las fuentes suministradoras del mercado informal de la ciudad, los residentes temen que el precio del producto se dispare aún más por la escasez y termine por costar el doble de lo que pagan en la actualidad.

"El litro de aceite está a 250 pesos y cuando se desaparece, que es casi siempre, sube hasta 300 (12 dólares al cambio oficial). Ayer me llamó una amiga que vive en Manzanillo y me dijo que está pagando 350 pesos por litro", asegura a 14ymedio Dunia, una residente santiaguera.

Hace unos 15 días las autoridades locales anunciaron reparaciones en la Refinadora de Aceite Comestible (Erasol), y este lunes, el director de la empresa, Ricardo Lores Durán, confirmó al diario Granma que también "se agotó la materia prima en existencia".

El funcionario explicó que la paralización de la industria se extenderá por varias semanas más y que "por restricciones financieras" asociadas al "bloqueo estadounidense" se había retrasado el arribo "del aceite crudo programado para marzo".

"No hay posibilidades para la gente comprar en las tiendas el poco aceite que sacan, los revendedores acaparan las colas"

Sin embargo, la crisis del aceite vegetal en la ciudad se viene arrastrando desde el pasado año. Cuenta Dunia que antes de enero pagó varias veces la libra de aceite a 80 pesos. Con la subida de precios por la Tarea Ordenamiento, se volvió no solo escaso, sino "casi inalcanzable", afirma. Además, en las tiendas en moneda libremente convertible (MLC) casi no venden el producto y lo poco que se comercializa en la red de comercios en pesos "ya tiene dueños".

"No hay posibilidades para la gente comprar en las tiendas el poco aceite que sacan porque los revendedores acaparan las colas. Aquí todo tenemos que comprarlo a sobreprecio. No dan chance los merolicos a comprar nada y venden las cosas al triple o el cuádruple de su valor", agrega la santiaguera.

Con la paralización de la refinadora las autoridades alertaron de que se afectará la venta liberada del producto y que solo podrán cumplir con la distribución del aceite de la canasta básica para el mes de julio. La industria santiaguera abastece a esa provincia y también a Las Tunas, Granma y Guantánamo.

Aunque Durán aseguró que ya hay un barco que navega hacia el puerto santiaguero con la materia prima, prevé que se restablezca el ciclo de la distribución normada el mes próximo, pero no hizo alusión a si se estabilizará la venta en la red de tiendas estatales.

En las cocinas cubanas se usa ampliamente el aceite vegetal, fundamentalmente de girasol, soya y maíz, una utilización que se ha ido ampliando en la medida en que desaparece de las recetas la tradicional grasa proveniente principalmente del cerdo, un sector en declive por la falta de alimento animal.

La cultura culinaria cubana también abunda en alimentos fritos y la falta de otras ofertas, como salsas, condimentos variados o aliños diversos, obligan a las familias a echar mano del aceite vegetal en muchos platos, una práctica que varios estudios señalan como perniciosa para la salud debido a su vinculación con la obesidad.

Sin embargo, en Cuba la falta de aceite vegetal para cocinar está asociada en la mentalidad popular con la crisis, como la que atravesó la Isla en los años 90. Tener que hervir los alimentos o cocinarlos "sin grasa" es considerado por la gran mayoría de los cubanos como una señal de miseria y falta de recursos.

En otras ciudades del oriente cubano como Baracoa, en Guantánamo, venden en el mercado negro el litro de aceite a 200 pesos, y en Holguín, asegura un residente del municipio Sagua de Tánamo, está en "300 y sigue subiendo".

La falta de aceite para cocinar está asociada en la mentalidad popular con la crisis, como la que atravesó la Isla en los años 90

"Aquí hay muchas cosas que ya cambiaron de estatus. La literatura de ciencia ficción en Cuba ahora no es nada de extraterrestres ni tecnología de robots que va a acabar con el universo, aquí la ciencia ficción es aceite, el pollo, el arroz; y en literatura antigua y medieval entran los frijoles, el maíz, el boniato, o sea, son solo recuerdos", ironizó el holguinero.

Erasol es la única industria en la Isla que procesa aceite comestible, mientras las empresas ubicadas en Camagüey y La Habana solo se dedican al envase.

Precisamente, en la capital cubana, a inicios de mayo pasado, varias denuncias tomaron fuerza en redes sociales después de que algunos internautas publicaran imágenes de las botellas de un litro de aceite, de factura rusa, con una etiqueta donde se leía que está prohibida la venta del producto debido a que pertenece a un lote de donativos del Programa Mundial de Alimentos (PMA), de Naciones Unidas.

El Ministerio de Comercio Interior alegó entonces que las roturas en la industria nacional habían impedido embotellar el producto para su venta en el mercado racionado y que repondrían las botellas del PMA en cuanto fuera posible.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 48