Nuevas medidas en La Habana "para la ofensiva final contra la pandemia"

No será posible salir ni entrar de la capital por motivos laborales sin un permiso del Estado

Cola para comprar pollo en Concha y Luyanó, en La Habana. (14ymedio)
Cola para comprar pollo en Concha y Luyanó, en La Habana. (14ymedio)

Desde este viernes ya no es posible salir ni entrar en La Habana por motivos laborales salvo que se disponga de una autorización del Estado o de las autoridades provinciales. Es la medida más radical de las que el Consejo de Defensa Provincial (CPD) acaba de poner en vigor en vigor a partir de este viernes y que, pese al largo listado, no suponen apenas cambios en la práctica.

El presidente del CPD, Luis Antonio Torres Iríbar, confirmó el miércoles, durante el anuncio de las normas, que la economía no está en disposición de tomar decisiones más tajantes.

"Sabemos que una parte de la población está reclamando hace un tiempo que 'cerremos' La Habana, pero tenemos que pensar como país, y si paralizamos la vida económica estaremos afectando al resto de las provincias, que están muy encadenadas con nosotros", argumentó.

No se refirió el presidente del Consejo a la "vida económica" de los propios habitantes de la capital, obligados a pasar horas en filas para comprar pollo, carne o productos de aseo. Las escenas no solo de amontonamientos, con el consecuente riesgo epidemiológico, y peleas en las colas siguen multiplicándose en las redes.

La Habana continúa el descenso en la incidencia acumulada del covid-19, que se sitúa actualmente en 318 casos por cada 100.000 habitantes, pero las cifras siguen siendo de alto riesgo

La Habana continúa el descenso en la incidencia acumulada del covid-19, que se sitúa actualmente en 318 casos por cada 100.000 habitantes, pero las cifras siguen siendo de alto riesgo. Hace semanas que los contagios globales rondan el millar en la Isla, siempre con la región de la capital liderando, y las muertes se han estabilizado también en torno a la decena diaria.

Las autoridades han estado esperando paralizadas a notar algún efecto en la intervención con los candidatos vacunales, que sigue sin orden ni concierto entre la población, pero finalmente se han visto obligadas a anunciar alguna novedad que dé sensación de un rigor que no se plasma en las normas anunciadas.

Junto con las autorizaciones discrecionales para entrar y salir de La Habana a trabajar, también será requerido un tipo de permiso similar para viajar a otras provincias en caso de enfermedad, pérdida familiar u otro motivo "muy sensible". Pero el resto de anuncios solo hacen referencia a limitaciones sin especificar, como la disminución del número de autos con permiso para circular después de las 9 de la noche. Esa autorización la tenían 4.000 vehículos estatales y la cifra se reducirá, pero no se dice a cuántos.

La misma inconcreción reina en el capítulo de transportes. En adelante, las restricciones de la circulación se pueden limitar en horario diurno, pero ni cuándo ni cuánto ni en función de qué se sabe. También se citan aumentos de control, tanto en el cumplimiento de los traslados en vehículos privados como en los ómnibus. No habrá, por tanto, reducción sino más vigilancia, un reconocimiento implícito de que las medidas vigentes no se cumplen, ni siquiera con las multas.

Torres Iríbar aseguró que parar la economía es imposible porque el "ordenamiento monetario" debe continuar

Esto afecta a todos los sectores. Ya que el resto de acciones se resumen en lo mismo: más pesquisa, más control de los focos, más cumplimiento de los protocolos sanitarios en los centros, más inspecciones en hospitales, más atención a los trabajadores sintomáticos, más organización de las ventas en tiendas para "enfrentar con mayor efectividad a coleros y revendedores", más comercio electrónico... pero nada concreto.

El reconocimiento más extremo de que las medidas anunciadas ya existen aunque no se cumplan es el que afecta a los centros recreativos y eventos, que indica que "se mantendrán cerrados bares, discotecas, playas, piscinas y otros centros recreativos" y "las actividades deportivas masivas siguen suspendidas".

Torres Iríbar aseguró que parar la economía es imposible porque el "ordenamiento monetario" debe continuar. Sin él "no sería posible la transformación del sector empresarial y el saneamiento del sector financiero, entre otras prioridades", dijo.

Si la curva de contagios continúa bajando en los próximos días, en línea con lo que ha ocurrido esta semana, donde La Habana ha tenido unos 300 casos de covid-19 como promedio (después de semanas con más de 500), la capital podrá empezar a respirar. Pero aún se está lejos para el optimismo que mostró el presidente del CDP, que concluyó su discurso diciendo que si la aplicación de la vacuna y el cumplimiento estricto de las normas se unen "podemos afirmar que estamos en el momento ideal para la ofensiva final contra la pandemia".

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 0