El Gobierno engrasa las Brigadas de Respuesta Rápida en los centros estatales

Las tropas de choque están acompañadas de policías y de agentes de la Seguridad del Estado

En 19 de Mayo, entre Ayestarán y Amezaga, en La Habana, varios agentes de la Policía y de la Seguridad del Estado vigilaban las calles este martes. (14ymedio)
En 19 de Mayo, entre Ayestarán y Amezaga, en La Habana, varios agentes de la Policía y de la Seguridad del Estado vigilaban las calles este martes. (14ymedio)

Las Brigadas de Respuesta Rápida (BRR), tropas de choque organizadas por el régimen, han sido movilizadas este martes tras hacerse pública la negativa del Gobierno cubano a la marcha del 15 de noviembre. En barrios de La Habana donde las manifestaciones del 11 de julio (11J) se hicieron sentir con más fuerza, han lanzado a trabajadores estatales, policías y agentes de la Seguridad del Estado (SE) para mantener vigiladas las calles.

En Aranguren y Ayestarán, en el municipio de Cerro, una de las intersecciones más concurridas y próxima a la Plaza de la Revolución, la presencia de las BRR ha puesto "tenso el ambiente", asegura a 14ymedio Yulieska, una vecina de la zona. Hasta el mercado clandestino de la barriada se ha suspendido a la espera de que la presencia represiva disminuya.

En esa intersección, por ejemplo, el pasado 11J un inmenso cordón de policías, agentes de la SE, militares y jóvenes que pasan el Servicio Militar Activo, impidió que los manifestantes llegaran a la Plaza de la Revolución. Cientos de cubanos recorrieron varias calles desde La Habana Vieja hasta esta zona del Cerro pero fueron reprimidos y centenares de ellos apresados, algunos terminaron con lesiones.

"Es una zona muy protegida porque tratan de impedir si hay una protesta, que las personas lleguen hasta la Plaza, el objetivo es defender ese sitio a toda costa", explica Yulieska.

El Complejo Plaza de la Revolución alberga el Palacio de la Revolución, sede de la presidencia, el Gobierno y el Comité Central del Partido Comunista de Cuba. En los alrededores se ubican importantes ministerios como el de las Fuerzas Armadas, el del Interior, de las Comunicaciones y de Economía y Planificación.

"Es una zona muy protegida porque tratan de impedir si hay una protesta, que las personas lleguen hasta la Plaza, el objetivo es defender ese sitio a toda costa"

La Plaza, un enorme descampado con una torre presidida por una escultura de José Martí, ha sido también el epicentro de las grandes concentraciones oficiales en las últimas décadas, de ahí que el Gobierno intente evitar a toda costa la aglomeración de cientos o miles de personas en un área que consideran un símbolo del masivo apoyo popular del que gozó el sistema en sus inicios.

En otros municipios como Centro Habana, punto neurálgico de las protestas del 11J, y en barrios como El Vedado, algunos vecinos confirmaron a este diario la presencia numerosa de agentes de la Seguridad del Estado y de policías vestidos de civil. En el Parque de los Mártires, en Infanta y San Lázaro, y en las cercanías del Cine Yara, se ve a muchos de los represores.

Durante las protestas del 11 de julio, las BRR fueron convocadas por el oficialismo y muchos trabajadores y jóvenes que pasaban el Servicio Militar Activo fueron obligados a unirse a ellas. El régimen les entregó palos y bates de béisbol para que enfrentaran a los miles de ciudadanos que pedían libertad.

También en las calles habaneras se vieron muchos vehículos militares. (14ymedio)
También en las calles habaneras se vieron muchos vehículos militares. (14ymedio)

Desde su creación a inicios de los años 90, las brigadas fueron concebidas como una organización parapolicial que permitiera controlar estallidos de inconformidad popular. Las autoridades cubanas querían evitar la imagen de uniformados reprimiendo al pueblo y fundaron estos cuerpos de "camisas pardas" como primer anillo para neutralizar las protestas.

Las BRR han tenido una participación especial en los actos de repudio contra opositores y activistas, especialmente contra el movimiento Damas de Blanco. Pero su consagración les llegó en agosto de 1994, cuando junto a policías y constructores armados de palos enfrentaron a quienes se lanzaron a las calles en la revuelta popular conocida como El Maleconazo y que fue el preámbulo de la llamada Crisis de los Balseros.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 25