No se puede criminalizar un derecho

Un viejo chiste de abogados cuenta la historia de un juicio donde el acusado, luego de escuchar la petición de la fiscalía, le preguntó al juez: "¿Su señoría, consideraría usted una falta de respeto que yo dijera aquí una palabra obscena para calificar al señor fiscal? Cuando el juez le respondió que si hacía ese tipo de comentarios le pondría una multa por desacato a la autoridad el acusado se limitó a decir. "Ah, bueno, entonces no la digo".

La historia, probablemente de ficción, quedó allí y no sabemos si multaron al chistoso acusado.

Cuando se lee la respuesta dada a los organizadores de la marcha pacífica del próximo 15 de noviembre se advierte que las autoridades determinan el carácter ilícito de la marcha porque el derecho amparado en el artículo 56 de la Constitución no puede ejercerse en el caso de que se tenga la intención manifiesta de  promover un cambio de sistema político en Cuba.

Me pregunto si sería un delito pedir que se modifique la velocidad máxima permitida en una carretera, o que se legalice el consumo de marihuana, que es algo muy diferente a conducir a 100 kilómetros por hora donde la velocidad está restringida a 80, o ponerse a vender porros en un parque de La Habana.

Promover la despenalización de actos que en la actualidad constituyen delitos no es equiparable a la comisión de los delitos que se pretende despenalizar.

Hay enormes diferencias entre cambiar el sistema político, que sería un delito según la Constitución de la República y salir en marcha por la calle para reclamar que se respeten los derechos humanos y se libere a los presos políticos; a menos que se reconozca que el sistema socialista no sobreviviría si ambas demandas se cumplieran.

¿Qué le hubiera pasado a un cubano si antes del 26 de julio de 1993 hubiera pedido que se despenalizara la tenencia de divisas?

¿Qué le hubiera pasado a un cubano si antes del 26 de julio de 1993 hubiera pedido que se despenalizara la tenencia de divisas? (En ese momento se condenaba a penas de cárcel por llevar dólares en el bolsillo).

¿Qué le hubiera pasado a un militante comunista si antes del Cuarto Congreso del Partido hubiera solicitado disciplinadamente que se permitiera la entrada a la organización a los que profesaban una creencia religiosa? (Entonces expulsaban de la organización a quien bautizaba a un hijo).

¿Y qué pasaría si, antes de que a los que mandan en el país se les ocurriera entregar tierras en usufructo, alguien lo hubiera sugerido (bastaba sugerirlo para ser acusado de querer privatizar la propiedad de todo el pueblo)?

Hospedarse en los hoteles, tener un teléfono celular, acceder a internet, vender la vivienda propia o el automóvil fueron durante mucho tiempo reclamos tenidos por contrarrevolucionarios. Los que demandaron esos derechos fueron acusados de enemigos del pueblo que pretendían regresar al "pasado bochornoso de la República mediatizada". Por no hablar de permitir los negocios privados y las inversiones extranjeras.

Hay una sola manera de convertir en permitido lo que se considera prohibido y es luchar por ello. Promover los cambios civilizadamente.

Si ni siquiera se permite hacer la gestión, si nos ponen una multa por exceso de velocidad, cuando solo estamos solicitando que se modifiquen los límites establecidos en una carretera, entonces la responsabilidad de lo que ocurra caerá sobre los que imponen las prohibiciones.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

66 Comentarios

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

El espacio y el tiempo de las palabras

Algo que nunca he logrado hacer es pronunciar dos palabras al mismo tiempo. Esa "deficiencia" me ha llevado a comprender lo difícil que resulta exponer dos ideas de forma simultánea en una oración gramatical. En este arduo bregar de medio siglo también he aprendido que no puedo decirlo todo en ... [Leer más]

Cuando se secuestran los aplausos

El apagón de la noche del martes fue breve, pero en cuanto todo oscureció se escuchó la voz de un hombre que gritaba: "¿Por qué no aplauden ahora?"Se lo decía directamente a otros vecinos que a las nueve cumplen con "honrar" a los médicos enfrascados en la lucha contra la pandemia. Hay que ... [Leer más]

Desafío al Decreto-Ley 35

Como no tengo la paciencia que se necesita para analizar párrafo a párrafo, artículo por artículo, las formas en las que el Decreto-Ley 35 atenta contra los derechos de libertad de expresión, opto por el siguiente desafío.Desafío formalmente al presidente Miguel Díaz-Canel, al primer ministro ... [Leer más]

Esto tiene un nombre, solo tiene un nombre

Escuché tu voz por primera vez cuando yo tenía once años; era 1958 y Radio Rebelde rompía la censura que la breve dictadura de Fulgencio Batista imponía para que no se supiera lo que pasaba en la Sierra Maestra. En enero de 1959 creí ver tu rostro en cada uno de los barbudos que desfilaron por ... [Leer más]

| | | | | | | | | | Siguiente >

Reinaldo Escobar

Reinaldo Escobar (1947)Periodista, nació y vive en Cuba. Se licenció en Periodismo en la Universidad de La Habana ...

Archivo