¿Es mejor aprender idiomas de niños que de adultos?

Cualquier persona, de cualquier edad, puede embarcarse en el aprendizaje de una nueva lengua si se lo propone y trabaja por ello.
Cualquier persona, de cualquier edad, puede embarcarse en el aprendizaje de una nueva lengua si se lo propone y trabaja por ello.

Suele decirse que el mejor momento para aprender una segunda o tercera lengua es cuando somos niños. Esto puede ser un poco cierto, en tanto los primeros años de vida es cuando los niños desarrollan sus habilidades cognitivas que tienen que ver con el lenguaje, y por lo tanto el aprendizaje de idiomas puede darse de manera más natural y fluida. Sin embargo, esto no quiere decir que no podamos aprender idiomas de adultos. 

Cualquier persona, de cualquier edad, puede embarcarse en el aprendizaje de una nueva lengua si se lo propone y trabaja por ello. Se trata de ponerse objetivos claros y posibles, y trabajar con dedicación y constancia para conseguirlo. 

Encuentra tu propio recurso de aprendizaje

Si bien siempre es bueno aprender cosas desde niño, lo cierto es que aprenderlo desde adultos también tiene sus beneficios. Cuando somos mayores tenemos más capacidad de mantener la atención, durante trayectos más extensos, lo cual puede ser una gran ventaja para estudiar cualquier idioma. Además, podemos encontrar la manera de aprender que más nos guste o más nos convenga, buscando nuestros propios recursos de aprendizaje. Hay quienes aprenden a través de los libros tradicionales, mientras que otros utilizan aplicaciones, o incorporan el idioma a través de recursos literarios, mirando películas o escuchando música. 

Al mismo tiempo, el adulto comprende mejor las reglas gramaticales, por lo tanto al momento de aprender estará más atento para adquirir estas reglas. Además, posee capacidades lingüísticas más avanzadas, y puede hacer un procesamiento de la información, y asociaciones de manera más rápida y veloz. 

Sin embargo, los beneficios de adquirir nuevas lenguas no tiene que ver con ninguna edad, sino que estos alcanzan tanto a niños como a adultos de igual manera. El aprendizaje en sí puede ayudar a los niños a mejorar sus habilidades cognitivas, incluso desarrollarse de mejor manera ante diversas circunstancias, como por ejemplo en la escuela. Para los adultos también existen beneficios, en tanto permite un desarrollo y una apertura cultural y espiritual, y también es de gran utilidad para desarrollarse en el mercado de trabajo y profesional. Sin dudas, saber más de un idioma es una condición que suelen pedir en los puestos de trabajo más importantes en las mejores compañías. Además, puede también ser un requisito obligatorio para conseguir becas o acceder a diversos estudios. 

El aprendizaje de idiomas en conjunto con las nuevas tecnologías y el internet

En está línea, siempre es importante hacer hincapié en la importancia que tienen los entornos al momento de acceder al aprendizaje de idiomas. Según un estudio realizado analizando 27 países de Europa, algunos de ellos ofrecen ambientes y entornos más propicios para el aprendizaje, de acuerdo a diferentes variables. Esto quiere decir que si bien puede tratarse de un esfuerzo o condiciones personales, el acceso a otros idiomas también puede determinarse por los entornos. 

Para finalizar, concluimos en que estudiar una segunda lengua es un gran beneficio, ya sea para los niños como para los adultos. Además, es necesario decir que cada contexto es diferente, y por lo tanto la accesibilidad también puede estar determinada entre uno y otro. Sin embargo, en la actualidad, las nuevas tecnologías e internet permiten un acceso mucho más democrático a todo tipo de conocimiento e información, en donde los idiomas no escapan a está suerte ya que existen cada vez más plataformas donde aprenderlos. 



Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentario 1